Acompañamiento en el duelo
Algunos consejos para ayudarte a vivir esta etapa

El duelo es un proceso natural de respuesta ante la pérdida de un ser querido. En situaciones normales, los actos sociales de acompañamiento y despedida de nuestros seres queridos son una ayuda para elaborar un duelo normal.

En estos momentos, debido a la pandemia provocada por la COVID-19, las restricciones de dichos actos han influido y pueden seguir influyendo, en mayor o menor medida, en la vivencia de este proceso natural. Desde Fundación Porque Viven hemos iniciado en estos meses «Grupos de Duelo» virtuales, con sesiones grupales a través de plataformas como ZOOM.

Como complemento, a continuación os ofrecemos una guía elaborada por Fundación La Caixa, que tiene como objetivo acompañarte y ayudarte a vivir esta etapa de la forma más llevadera posible. Con consejos que pueden ayudarte en los momentos más difíciles; así como algunas pautas que te ayudarán en el día a día.

Conecta con la pérdida

Las pérdidas implican un proceso emocional que, con el paso del tiempo, nos puede llevar a la aceptación. Es importante ser conscientes de nuestras reacciones y sentimientos, y aceptarlos como un proceso natural y necesario.

Rodéate de personas que te hagan sentir bien

Durante el proceso de duelo a veces tendemos a recluirnos en nosotros mismos y necesitamos momentos de soledad; pero también es importante intentar conectar a menudo con las personas más cercanas para sentirnos acompañados, aunque sea en silencio. Se puede hacer de forma virtual, por lo que os recomendamos buscar nuevas posibilidades de comunicación.

Gestiona tus emociones

La tristeza, el desconsuelo, la incredulidad, la angustia, la rabia, la culpa… son sentimientos normales ante una quiebra emocional por la pérdida de un ser querido. Las emociones pueden venir de manera incontrolada y, al principio, ser difíciles de manejar. Es algo normal y no debemos exigirnos más de lo que somos capaces de asumir en ese momento. Ayuda recordar que el malestar emocional es temporal. Se pasará. También es normal sentirte bien en algunos momentos. Permítetelo sin sentirte culpable

Reconoce la excepcionalidad de esta situación

Las circunstancias derivadas de la crisis por el COVID-19 hacen que hayamos vivido la pérdida de una manera anormal. Esta situación puede dificultar el proceso de duelo. No has podido acompañar a tu ser querido hasta el final porque la decisión no estaba en tus manos. Por otra parte, recuerda que es una situación común a muchas personas que en estos momentos están teniendo vivencias parecidas a las tuyas.

Identifica necesidades para conectar contigo

Es importante identificar qué necesidades van aflorando a nivel emocional, espiritual y físico. Conocerlas hará que puedas ir atendiéndolas dentro de las posibilidades, lo que te ayudará a progresar en el proceso de duelo, que en este caso puede ser más complejo por las circunstancias especiales de la pérdida.

Busca tus propios rituales de despedida

Los rituales de despedida nos ayudan a elaborar el proceso de duelo, a crear conciencia y conectar con la pérdida del ser querido y con las personas con las que compartimos el duelo. Es posible que ahora no podamos celebrar los rituales convencionales. Llegará el momento en que podamos hacerlo. Mientras tanto, es recomendable hacer un acto diferente de despedida, quizás conectado online con las personas más allegadas y compartiendo recuerdos, fotos, poesía, música… de la persona que ha fallecido.

Toma conciencia de las limitaciones

Esta situación es algo inusual y se encuentra fuera de nuestro control. Por tanto, la mayoría de sus consecuencias también. Dentro de las posibilidades, hemos actuado con la intención de hacerlo lo mejor que hemos podido, con nuestra inexperiencia y nuestras limitaciones ante una situación inimaginable. Es importante diferenciar entre lo que está bajo tu control y lo que no, y procurar aceptar las cosas como son.

Comparte tus emociones

Es importante conectar de manera individual con tus emociones, pero también es terapéutico compartir pensamientos y sentimientos con tu entorno más cercano, o a veces con personas específicas aunque no formen parte de tu círculo social habitual. Establece una comunicación abierta y natural si es con niños, niñas o adolescentes, de manera adaptada a su edad. Esto favorece su expresión emocional. Muéstrate cercano y asequible y, sobre todo, respeta sus tiempos. Muchas veces, los más pequeños tienen mayor capacidad de adaptación que los propios adultos. Confía en ellos.

Márcate nuevos objetivos

Reorganízate, propón nuevas rutinas, ponte objetivos realistas con tus recursos actuales y cercanos, vive el día a día, planifica nuevos horarios que incluyan ejercicio, actividad física, entretenimiento, lectura, ocio, etc.

Acepta tu vulnerabilidad actual

Puede que el momento actual a veces nos sobrepase, así que concédete el derecho a ser vulnerable, acepta las limitaciones que todos tenemos, y pide ayuda. Si es necesario, puedes acudir a un profesional.

No tomes decisiones importantes

Probablemente no son urgentes ni imprescindibles. Puedes apoyarte en alguna persona de confianza para que te ayude a objetivar y priorizar. Más adelante te encontrarás con más serenidad y capacitación para reflexionar sobre las decisiones vitales que necesites tomar.

Confía en ti

Tú tienes todo el protagonismo en este proceso.

Cuida tu cuerpo

  • Cuida la alimentación y los horarios. Establece rutinas.
  • Es importante descansar. Prueba diferentes formas de relajarte: una ducha, una infusión, una meditación guiada, música, etc.
  • Cuida tu físico. Haz estiramientos y ejercicios de respiración, presta atención a tus posturas corporales, cuida tu aspecto.
  • Realiza actividades creativas o lúdicas como cocinar, pintar, escribir, ver una película, leer, etc.
  • Intenta conectar con la naturaleza un rato cada día dentro de tus posibilidades: ponte al sol, respira aire fresco, escucha el sonido del viento…

Cuídate emocional, espiritual y relacionalmente

  • Normaliza todas las emociones experimentadas: incomprensión, desamparo, ansiedad, miedo, angustia, enfado…
  • Comparte tus emociones: hacerlo virtualmente o por escrito a veces lo facilita.
  • Respeta tu necesidad de estar en soledad, pero no te aísles.
  • Intenta estar en compañía, aunque sea en silencio.
  • Si puedes, cuenta con alguien para que te dé un soporte más práctico, como gestionarte las llamadas de condolencia, hacer la compra, etc.
  • No dudes en tomar la iniciativa y llamar a alguien con quien te apetezca hablar.
  • Puedes recurrir a grupos de apoyo especializados.
  • No te exijas demasiado a nivel intelectual; a veces nuestras capacidades están mermadas por el proceso emocional del duelo.
  • Intenta rodearte de buenas energías, películas o series entretenidas sin carga emocional, imágenes bonitas, conversaciones agradables, etc.
  • Algunos libros sobre duelo te pueden ayudar.
  • Date tiempo para decidir qué hacer con los objetos que pertenecieron a tu ser querido. Permítete conectar con las emociones que vayan surgiendo.
  • Si tienes creencias religiosas o espirituales, puedes encontrar apoyo en ellas mediante pensamientos reconfortantes, orando, pidiendo la ayuda de la persona fallecida o contactando con alguien referente espiritual que te pueda aportar consuelo.

La despedida es muy personal, por lo que te sugerimos algunas ideas que pueden serte de gran ayuda

  • Te proponemos hacer una despedida especial y muy personal, haciendo un escrito en homenaje a la persona querida o construyendo una caja de recuerdos (muy útil para los más pequeños).
  • Otra despedida emotiva puede ser la creación digital de un libro recopilatorio de buenos momentos (fotos, vídeos…) o de comentarios de amigos y familiares.
  • También puedes crear un «rincón del recuerdo», un lugar en casa en el que poner una foto, flores, juguetes, velas u otros objetos simbólicos para recordar y despedir al mismo tiempo al ser querido.

EAPS Obra Social La Caixa es un programa de atención integral a personas con enfermedades avanzadas con el objetivo de conseguir que la vida siga siendo vida hasta el último instante. Dentro del programa de Fundación La Caixa de EAPS (#EquiposDeAtenciónPsicoSocial), una de las funciones de los psicólogos es guiar y acompañar a las familias en el duelo por la pérdida de su hijo, hija o adolescente.

#porqueviven #cuidadospaliativos #paliativospediátricos #cuidadospaliativospediátricos #EnfermedadesAvanzadaslaCaixa #CuidarAQuienesNosCuidan

Aurora Martínez Monroy (Psicóloga del Equipo de Atención Psicosocial de Fundación Porque Viven).